Los gatos son una de las mascotas que más aceptación tienen entre las personas, junto con los perros. Estos felinos tienen una forma de ser muy diferente de la de estos caninos, algo que les hace ser muy especiales, tanto por su actitud, como también por sus características.

Al igual que todos los animales, cada gato es único y diferente, y su personalidad puede ser muy distinta. La personalidad de este animal puede ser muy diferente dependiendo de si se trata de un macho o una hembra. Así que antes de adoptar a uno infórmate, ya que tu relación con él puede variar según su sexo.

Gatos y dueños si el gato es macho:

Los gatos macho suelen ser bastante más independientes que las hembras. Les gusta dedicarse tiempo a sí mismos y disfrutar de su soledad durante horas. Pero esto no significa que no sean afectuosos, ¡todo lo contrario! Los machos son muy cariñosos, aunque has de saber que cada cierto tiempo necesitan alejarse un poco de su dueño.

Los machos son muy juguetones y no paran quietos, por lo que si eres una persona muy activa podéis encajar muy bien. Sus juegos preferidos son los de caza, atrapar cosas con sus patas para mordisquearlas y pasear por “su territorio”.

Otra particularidad en los gatos macho es su actitud sexual. Un gato que no esté castrado tendrá como prioridad sus necesidades sexuales, por lo que puede llegar a tener un comportamiento realmente molesto. Estará más irritable e inquieto, y hasta puede que pierda el apetito y el sueño. Dejará de tener ganas de jugar y se mostrará menos cariñoso con su dueño. Si no quieres que tu mascota tenga familia, lo más recomendable es esterilizarlo, tanto por su bienestar como por el tuyo.

Gatos y dueños si el gato es hembra:

Las hembras suelen ser más cariñosas que los machos, además de más atentas. Son bastante sociables con las personas, pero no se acercarán a otros gatos a no ser que sea realmente necesario.

Las gatas dedican más tiempo a su dueño, pero también son mucho más celosas y protectoras, sobre todo cuando comienzan la relación con su nuevo dueño. Al percibir un cambio de ambiente se sienten amenazadas, temen abandonar el entorno conocido y seguro. Pasada esta primera fase de desconfianza, el afecto hacia su dueño aumentará rápidamente.

Si eres una persona tranquila, te interesará saber que a las gatas les encanta estar tumbadas junto a su dueño. Es la mascota ideal para acompañarte en esos días en los que solo te apetece estar en el sofá sin hacer nada. Y es que las gatas son muy hogareñas y mucho menos activas que los machos.

La esterilización también es recomendable en el caso de las hembras si no deseas que tu mascota tenga descendencia. Al igual que los machos, las hembras también sufren la ansiedad de no poder aparearse durante el celo, además de ahorrarle esas molestias a tu gata, con la esterilización la protegerás frente a quistes de ovario y otros problemas graves de salud.

Recuerda que cada gato es único y especial, y que esto solo son generalidades. El género al que pertenezca no es determinante, y además hay otros factores que influyen en su personalidad, como la educación recibida o el cariño y atención que su dueño le dedique.

¿Te parece acertado el texto? ¿Tu gato como es? ¿Macho o hembra? Cuéntanos y comparte 😉